Sede Gaes, Barcelona

Gaes ejemplifica en el 22@ el caso de una industria catalana convertida en empresa multinacional de alta tecnología, perfectamente integrada en la ciudad, según el modelo híbrido integrado de conocimiento, producción, comercialización.

El audífono se ha sofisticado extraordinariamente en los últimos años, incorpora un chip personalizado a las características auditivas de cada usuario. La producción se realiza con bata blanca y microcopio, no genera residuos, no es ruidosa ni requiere de maquinaria de gran volumen.

El edificio de la Sede Gaes en Barcelona, proyectado por el estudio de arquitectura MIZIEN y construido por G56, responde conceptual y formalmente a estas condiciones de alta sofisticación, precisión y tecnología punta integradas en la arquitectura según criterios de sostenibilidad y eficiencia energética.

La fachada es una piel viva de lamas móviles de protección solar domóticamente controladas mediante un sistema asociado a una central climatológica. Su funcionamiento es análogo al del clip solar de las gafas que protege de sol de una forma dinámica. La flexibilidad espacial es finalmente uno de los principales criterios proyectuales, para permitir la adaptación del edificio a los eventuales escenarios futuros. A pesar de que se determina el proyecto de distribución de los espacios en detalle, los espacios interiores tienen un grado de flexibilidad muy elevado, que permite la adaptación a las diferentes necesidades.

Esta flexibilidad va asociada al sistema estructural, una estructura metálica que permite fácilmente una planta libre de pilares y con mucha iluminación, al mismo tiempo que resuelve adecuadamente el voladizo en esquina.