Paraninfo Universidad, Zaragoza

El edificio Paraninfo de la Universidad de Zaragoza se construyó a finales de Siglo XIX como Facultad de Medicina y de las Ciencias, constituyendo desde su inauguración en 1893 uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad tanto por la función que desempeñaba como por su excelente arquitectura, resultado de una afortunada síntesis de los planteamientos arquitectónicos de la época y de la incorporación de la tradición constructiva local.

Fue el arquitecto Ricardo Magdalena el autor del proyecto y el director de las obras. Uno de los aspectos característicos de este edificio es la disposición de grandes ventanales para procurar luz y ventilación abundantes a los espacios de Aulas y Laboratorios, en los que se realizó una ingeniosa carpintería metálica de perfiles compuestos por pletinas de hierro.

La rehabilitación llevada a cabo recientemente con motivo de la reconversión de la antigua Facultad en Sede del Rectorado y Sede de Exposiciones y Congresos de la Universidad, ha tenido que abordar el problema de la restauración de las numerosas carpinterías metálicas, que habiendo sido una solución avanzada para su época, presentaban después de más de 100 años, importantes problemas de estanqueidad así como la imposibilidad de incorporar un acristalamiento con cámara de aire.

Por ello se buscó una solución que permitiese mejorar las condiciones de aislamiento térmico y de estanqueidad de las carpinterías, manteniendo al máximo el efecto de ligereza y de transparencia que tenían las originales, efecto que constituye uno de los atributos de su arquitectura.

Esta solución ha constituido en la sustitución de las viejas carpinterías por otras nuevas construidas con perfiles de tubo de acero conformado en frío, que permiten resolver un cierre hermético con dimensiones pequeñas, procurando ajustar la composición de los cuadros de las ventanas a la idea de la composición original. A los perfiles estándar serie E-50 de JANSEN se les ha soldado una pletina para adaptarlos a la forma de las carpinterías artesanales a las que sustituyen, acentuando con ello el efecto de esbeltez que procuraban los perfiles decimonónicos.