Comisaría de los Mossos de esquadra, Tarragona

El proyecto de la Comisaria de los Mossos de esquadra tiene como objetivo no interponerse en el crecimiento de la avenida sino formar parte de las edificaciones que le dan fachada. Colocándose en este lado del solar, el edificio libera un gran espacio verde delante suyo y salva una importante plantación de árboles existentes.

Este espacio liberado será una plaza pública que gana el barrio y que, como remate de la futura avenida, servirá de acceso a la comisaría. La edificación queda, por tanto, concentrada en la esquina sur-oeste del solar dando como resultado una comisaría compacta y funcional, con una volumetría que destaca del resto de edificaciones del barrio.

El volumen compacto del edificio se modela dependiendo de los usos interiores y de su relación con el entorno. Un gran mordisco en planta baja sirve de acceso y se abre a la plaza. Otro en la segunda planta, genera una terraza privada para los Mossos y separa los dos usos principales de la comisaría Área Básica policial y sede central de la provincia de Tarragona.

La fachada principal de acceso al edificio tiene una orientación este. A la gran presencia y representatividad de esta fachada se une el hecho que se vierten las grandes salas de trabajo, de reuniones y de briefing, que disfrutan de vistas sobre la vegetación y la ciudad de Tarragona. Se conforma como una piel de chapa micro-perforada plegada de protección solar con grandes ventanales en el interior. A sur la comisaría se enfrenta a la carretera N-340 mientras a norte hay una franja verde y calles secundarias. Las fachadas son mucho más opacas (protegiéndose del ruido del paso de coches) y seguirán la tipología de las fachadas más urbanas que hay en estas calles.