Centro Arqueológico, La Almoina, Valencia

El centro Arqueológico de la Almoina surgió por primera vez en 1985, cuando se encontraron los primeros restos arqueológicos tras la demolición de los edificios que formaban una manzana en el centro histórico de Valencia. Después de 20 años de excavaciones y de sorprendentes hallazgos, se decidió crear un centro de interpretación de los restos de 18 edificios que pertenecen principalmente a las épocas romana, visigoda y árabe, lo que supone un recorrido por la historia de la ciudad desde su fundación en la época romana hasta la edad media.

Al encontrarse las ruinas en el subsuelo, este centro museístico tiene muy poca relevancia en superficie, teniendo un solo cuerpo en planta baja, que se destina principalmente a la recepción de visitantes. El resto del centro se encuentra bajo la nueva plaza, que tiene como elemento diferenciador un estanque de fondo transparente que permite la visión de las ruinas desde el exterior, y la entrada de luz al interior.

En esta configuración cobra especial relevancia la esbeltez y transparencia de los cerramientos acristalados, motivo por el que se utilizó Jansen Economy 50
inox. Con esta actuación se ha conseguido resguardar las ruinas, interpretarlas y crear un nuevo espacio público en una de las zonas más emblemáticas de la ciudad. En el año 2009 fue elegido el segundo mejor museo de Europa por el Foro Europeo de Museo, por detrás del Museo de Salzburgo Nueva Residencia, de entre 115 candidatos.